lunes, 4 de julio de 2016

JULIO 2016. Una maldición ha caido sobre Teresa Rosales, una hermosa muchacha que está llena de ilusiones y enamorada de Ramiro, el apuesto hijo del ponderado viudo del pueblo de San Juan Rey, don Victoriano Dorantes, el cual se niega a que su hijo se comprometa con la hija bastarda de una loca fanática religiosa, doña Pastora, a la que el pueblo burla por creerla deschavetada. Sin embargo los enamorados están dispuestos a luchar contra todas las adversidades y pronto, cuando el lujurioso Victoriano sorprende a la sensual Teresa bañándose en el manantial perteneciente a sus tierras, decide que la muchacha será suya y jura a Ramiro que lo desheredará si se atreve a desafiarlo e insiste en casarse con la hija de la loca. El muchacho está más que decidido por lo que Victoriano ordena a Félix Campero, su hombre de confianza, que se encargue de que ese romance no se consuma. Por ello el trabajador acude a Manuela Orduña, la atractiva amante de Victoriano y que siempre ha estado enamorada de Ramiro, para decirle que ha llegado la oportunidad que había estado esperando: Comprometerse con el hombre al que ama. Es por esto que confabuan un plan en el que Félix emborracha al enamorado Ramiro mientras Manuela se disfraza de Teresa para seducirlo, haciendo que este la haga su mujer mientras que la ilusionada Teresa rechaza la propuesta amorosa de Rigoberto Méndez, quien la ha amado desde que eran niños y al que Pastora repudia por ser pobre y no tener la posición de los Dorantes, pero pasando el tiempo Manuela, quien ha enloquecido a Ramiro, victima de las bajas pasiones, descubre que está embarazada y hace saber al hombre que le dará un hijo. Este la rechaza pues esa noche acudirá con su padre a pedir la mano de su amada, sin que esto se llegue a realizar pues Félix asegura a Victoriano que no debe temer y actuar como si nada pues no habrá compromiso. El hombre pide la mano de Teresa, a la que no puede evitar dejar de mirar, obsesionado con su belleza y sensualidad. Aparece Manuela para decir que espera un hijo de Ramiro, de quien ha sido amante desde hace varios meses. Esto hace que Teresa se decepcione del hombre, quien le pide perdón y le suplica que se case con él pero es rechazado y de esto se aprovecha Victoriano, quien luego de poner tremenda tunda a su amante por haberlo engañado con su propio hijo, le hace saber que se casará con él, obligando a Ramiro a casarse con ella aún en contra de su voluntad, mientras que Teresa, despechada, comienza un romance con el enamorado Rigoberto.

Al paso de un año, Teresa no es feliz al lado de Rigoberto, al que intenta amar a pesar de la posición de Pastora para que esté con él. Al caminar por las calles se cruza con el brujo Bocó, quien siente su energía y al tomarla de la mano le hace saber que la muerte camina con ella y la liberará cuando al pueblo llegue el santo Ángel del amor, asustándola. La mujer se lo dice a Margarita, quien le pide que no crea en supersticiones, lamentando que su amiga le revele que no está completamente enamorada de Rigoberto. Sin embargo ante la insistencia de Ramiro por recuperarla, aunque ya tiene un hijo con Manuela, la desesperada muchacha deide aceptar la propuesta de matrimonio de su novio y fijan la fecha de boda aún contra la voluntad de la madre de ella y a quien Victoriano sorprende en la iglesia para decirle que desde hace tiempo le interesa su hija y le gustaría hacerla su esposa. Al saberlo, Manuela se horroriza al saber que su madre está de acuerdo en que ame a un ser como Victoriano, quien encima es el padre del hombre con el que se iba a casar y la traicionó. Decide continuar con sus planes para casarse con Rigoberto hasta llegar el día de la boda, mismo en el que Teresa se lleva otra decepción al descubrir que la han dejado plantada en la iglesia y que el novio no aparece por ningun lugar. La chica es recriminada por su madre, la cual le aconseja que acepte ser cortejada por Victoriano y se convierta en una mujer ricay deje de ser una simple maestra de primaria. La muchacha insiste en oponerse y se horroriza cuando se entera que el cuerpo de Rigoberto fue hallado muerto en el manantial. Lo sepulta y comienza a vestir de luto así como rondada por Victoriano, al que deja claro que no le corresponderá.

Pasan ocho años y al colegio ha llegado un nuevo director: Arnoldo Zúñiga, quien al conocer a Teresa se enamora de ella, sorprendiéndose al saber que esta insiste en gardar luto al que se fuera a casar con ella por tradición e imposición de Pastora. Comienza a cortejarla y Margarita, la mejor amiga de la maestra, la alienta para que lo acepte y de una vez por todas se quite de encima a Victoriano, quien no deja de insistirle para que se case con él. Por ello Teresa decide comenzar una amistad con el director, despertando esto los celos del hacendado y también de Ramiro, quien ama a su hijo, Danilo, por sobre todas las cosas aunque no así a Manuela, la cual padece tanto el rechazo de su marido como el de su ex amante, refugiándose cada día más en la bebida, pues sabe que los dos hombres están encaprichados con Teresa Rosales, a la que insulta en la iglesia, acusándola de ser una casquivana disfrazada de luto para causar lástima y no levantar sospechas de lo que hace al pasearse con el director de la escuela y ser rondada por Victoriano y Ramiro. Teresa asegura que ella jamás ha vuelto a dirigirle la palabra al hombre que la engañó hace años y tampoco le ha dado alas al padre de este, al que exige que desista de seguir intentando seducirla con regalos que siempre le ha devuelto e insistencias amorosas, pues nunca le corresponderá. Por eso Victoriano jura que si la muchacha no es para él no será para nadie y cuando su hijo le reclama el haber puesto los ojos en la mujer que él ama el muy descarado le dice que le guste o no, tendrá que aceptar que esa mujer, de ser su prometida, llegará un día a convertirse en su segunda madre.

Margarita discute con Pastora por la insistencia de esta para que Teresa acepte a Victoriano, pues la cree una ambiciosa que es capaz de vender a su hija al mejor postor, dejando entre ver que su fanatismo religioso no es más que un disfraz bajo el cual oculta lo que realmente es. Por ello aconseja a su amiga que comience un romance con Arnoldo y con ello termine con rumores y sospechas, así como la insistencia de Victoriano. Teresa lo hace y pronto ante ella aparece Ramiro, quien llorando desgarradoramente le suplica que lo perdone y le de una nueva oportunidad para demostrarle cuanto la ama, pues vive arrepentido por lo que le hizo. Teresa le pide que no se rebaje y vuelva donde su familia y se preocupe por su hijo más de lo que se preocupa por él mismo, para luego dejarle saber que es novia de Arnoldo, al que el hombre enfrenta brutalmente a golpes, borracho, enviándolo a la clínica local. Teresa no se separa un solo instante del director, quien le pide que se case con él pues está decidido a hacerla feliz. Teresa le pide tiempo para pensarlo y al hablarlo con Margarita esta le aconseja que deje el luto y acepte la propuesta de Arnoldo, el cual es bueno, decente, y la quiere bien. Entonces Teresa acepta casarse con él y se lo hace saber a su madre, quien de nueva cuenta se opone por lo que harta de los reproches y consejos, la muchacha le pide que si tanto desea emparentar con Victoriano Dorantes entonces sea ella la que se venda a él. Pastora abofetea a su hija y le exige que nunca más se atreva a faltarle el respeto. Teresa también le exige que deje de intervenir en su vida.

Félix hace saber a Victoriano que su gran amor, Teresa Rosales, se casará con el director de la escuela, a quien el hombre acude para ofrecerle mucho dinero a cambio de que se vaya lejos y desista de continuar con sus planes con la muchacha. Enmudece cuando el director le hace saber que no se vende y que su amor por Teresa, quien ha decidido dejar el luto, no tiene precio. Esto lo escucha Margarita, quien de inmediato acude al aula de su amiga para decirle lo que sucede. Teresa se arma de valor y aparece para exigir a Victoriano que deje de acosarla y comprenda que nunca le hará caso pues jamás podría enamorarse de un hombre mayor y ridículo como él. Esto hiere tanto al hombre que decide aceptar la petición de la hermosa chica, quien abraza a Arnoldo cuando Victoriano se marcha para refugiarse en su despacho, donde recuerda las palabras de la muchacha y derramando una lágrima jura que nunca más se rebajará ante ella pero tampoco la dejará ser feliz con otro que no sea él.

Teresa y Arnoldo comienzan los preparativos de su boda y ella nuevmente se cruza con Bocó en las fiestas del santo patrono del pueblo, San Juan Rey, y este al tomarle la mano de nueva cuenta le asegura que el santo ángel del amor llegará dentro de muy poco, del mundo de los muertos, para terminar con su maldición y por lo mientras se seguirá derramando sangre. Ella no le cree y le exige que no se le vuelva a acercar puesto que le produce miedo. El brujo insiste pero Arnoldo interfiere y lo empuja, dejándolo caer sobre el suelo para huir con su amada, a la que besa y jura que todo estará bien. Los dos se dejan de ver durante dos noches para reencontrarse en el altar, el día de su boda, sin embargo en la última noche de soltería, mientras toma un baño, alguien deja caer un par de serpientes venenosas en la ducha, provocando que estas muerdan al hombre, quien se retuerce de dolor y aún así sale corriendo para llegar a la clínica, donde intentan ponerlo a salvo pero el veneno ha hecho su efecto y muere. Tempranamente llevan la noticia a Teresa, la cual, vestida de novia, acude a lado de su prometido y recuerda las palabras de bocó, al que busca para que le diga quién puso en ella la maldición que padece, suplicándole que con sus poderes la rompa. El brujo asegura que no puede hacer nada puesto que la maldición es terrenal y ella no está influenciada bajo ningun hechizo, por lo que debe aguardar y no comprometerse con nadie más puesto que todo aquel a quien acepte en matrimonio, morirá. Por ello, tras el entierro de Arnoldo,Teresa decide vestir de luto definitivamente, en señal de duelo y de rechazo al amor, y se refugia en la iglesia, el padre Canario y en su madre, Pastora, la cual asegura estar convencida de que la maldición de su hija es un castigo divino por haberla procreado ilegítimamente, mancillano las leyes de Dios, quien la ha castigado por su terrible falta. Aún así la hermosa Teresa tiene un enamorado que no da su brazo a torcer y está convencido de que no hay maldición que pueda alcanzarlo jamás: Es el viudo Victoriano, por el cual Pastora intercede, alentando a su hija para que acepte los cortejos del hacendado sin importarle la suerte que tienen todos los hombres que se comprometen con ella pues puede sacar provecho de ello segura de que, llegado el momento, la misma vida se lo quitará de encima. Pero Teresa insiste en rechazar al hombre, refuciándose en la oración, sin evitar así las habladurías de la gente local, la cual opina que está maldita, situación por la cual comienza a aterrar a los alumnos de la escuela, quienes piensan que le transmitirá la maldición, pasando así diez años de luto, de señalamientos, de amargura.

Ramiro es infeliz al lado de la alcoholica Manuela, quien constantemente le recrimina el seguir amando en silencio a Teresa. El hombre, quien ha ignorado por completo a su mujer en los últimos años, se refugia en su hijo Danilo, el cual heredó la pasión de su abuelo Victoriano por el ganado y es feliz con la vida que tiene, aunque en realidad desearía que sus padres no pelearan todo el tiempo. Esto se lo hace saber a Ramiro, quien le promete que se esforzará para llevar la fiesta en paz con Manuela pero en realidad sigue intentando conquistar a Teresa, quien le exige que deje de acosarla y entienda qu dejó de amarlo hace muchos años, cuando supo que la engañó, además de saber que él estará mejor lejos de ella pues todos aquellos que la aman terminan perdiendo la vida. Ramiro asegura que no se dará por vencido.

Margarita está casada con el doctor Abraham Otaolarruchi, director de la clínica municipal, con el cuál enfrenta la tristeza de no poder concebir por lo que ella vive temerosa de que en cualquier momento él pueda dejarla por irse detrás de otra mujer.

Teresa sufre los acosos de Victorino, quien intenta hacerla suya de todas las maneras posibles y la mujer lo rechaza, causando esto enojo en Pastora, la cual le hace saber que ya no tienen tanto dinero de la herencia de la que gozaban y debe hacer algo por ambas, siendo Victoriano Dorantes su único recurso. Por eso la ambiciosa madre, a cambio de una fuerte suma de dinero, concreta con el hombre una cita para que este haga suya a Dora Luz, dejándo entreabiertas las puertas de su casa al salir. El candente Victoriano penetra e intenta violar a la mujer, quien lo golpea con un jarrón y sale corriendo, refugiándose en el padre Abel, a quien le cuenta lo que ha sucedido. Este acude a reclamar a Victoriano, quien lo hecha de su hacienda no sin antes amenazarlo de muerte en caso de que descubra que interfiere en sus asuntos. Los ha escuchado Manuela, quien alcoholizada le cuenta a Ramiro lo que escuchó y cuando este se lo reclama a su padre el hombre le exige que no dude de él y sí de las palabras de una alcoholica de la que debió deshacerse desde hace mucho tiempo.

Gamaliel Serratos, director de la escuela primaria, está enamorado de Teresa y esta lo rechaza a pesar de los múltiples intentos del hombre por conquistarla. Pide ayuda a Margarita, quien le hace saber que él no es la clase de hombre para su amiga y le aconseja que se abstenga de pretenderla pues nunca le corresponderá.

El apuesto veterinario Luis Ángel Landeta se entera de que su querida esposa, Elisa, padece una terrible enfermedad que tarde o temprano le quitará la vida. El hombre no sabe cómo hacerle saber esto a su hija Andrea, quien desprecia a su tía Mariana, una solterona que finge ser bondadosa pero que siempre ha deseado todo lo que su hermana posee, incluyendo a su familia, por lo que no pierde oportunidad de fingir apoyo al veterinario, ante su pena, con el único propósito de enredarlo y convertirse en su esposa. Sin embargo el destino del hombre tiene planes tanto para él como para Teresa, por lo que el día en que él acude a un rancho ganadero olvida su cartera en casa y mientras la solterona camina por la carretera al quedarse conteplando su belleza él no se fija que un camión de carga se aproxima y al intentar esquivarlo sufre un terrible accidente por lo que Teresa, quien lo ha presenciado todo, acude a su ayuda y lo saca de su pick up al percatarse que está incendiándose. La unidad explota y ella arrastra al hombre, inconsciente, hasta la orilla, para pedir ayuda, siendo Luis Ángel llevado a la clínica de Abraham, quien lo pone a salvo sin embrgo el hombre ha entrado en coma y teme que pierda la vida si lo trasladan a otro lugar. Al no saber quien es no puedeninformarle a nadie de lo sucedido y por ello Teresa se ofrece a cuidarlo, comenzando a visitarlo diariamente, preocupada por su salud y percatándose de que este es el hombre más atractivo que ha visto en su vida, mientras que en el hogar del hombre la dura y envidiosa Mariana atormenta a Elisa diciéndole que su marido la ha abandonado para no lidiar con una enferma que está próxima a morir, causándole un gran sufrimiento. Sin embargo Anfrea, quien constantemente pelea con su tía, está convencida de que algo le ha sucedido a su padre, por lo que pide a Carlos, el mejor amigo de este, que lo busque y de con él pues está convencida de que algo le ha sucedido.

Luis Ángel despierta pero solo puede recordar su nombre e ignora todo sobre su pasado por lo que pide a Abraham que lo ayude. Se entera de lo que le sucedió y al apreciar la belleza de la mujer que lo encontró, Teresa, queda enganchado a ella, así como esta a él. Margarita asegura a su amiga que Dios se lo envió del cielo y no puede resistirse a tal oportunidad. Lo visita siempre en el hospital, asegurando que lo ha visto en alguna parte, antes, hasta que este le pregunta en qué puede trabajar y ella le aconseja que pida trabajo a Victoriano, quien al verlo como un hombre fuerte y darse cuenta de que al parecer tiene conocimientos de veterinaria lo contrata y su presencia provoca una rivalidad entre él y Ramiro, quien se da cuenta de que Teresa está interesada en el extraño y advierte a este que no se acerque a ella o se puede arrepentir. Pero Luis Ángel no puede dejar de pensar en ella y se las ingenia para verla y son descubiertos por Pastora, quien le dice al fuereño que su hija es la amante de su patrón y se casará con él dentro de poco. Por ello Luis Ángel hace preguntas a Victoriano y descubre que no es verdad pero sí que este está interesado en la solterona desde hace muchos años. Se da un baño en el manantial y es visto por el brujo Bocó, quien asustado asegura que es el ángel del amor y tiene el rostro de San Juan, el patrono del pueblo. De inmediato esparce el rumor entre los habitantes que estan interesados en conocerle y es el padre Canario quen lo busca en la hacienda Dorantes, asombrándose con el parecido, arrodillándose ante él. Cuando Teresa se entera de lo que se rumora acude a la iglesia y comprueba que, en efecto, ese hombre se parece a San Juan. Ante ella aparece Bocó para decirle que la profecía se cumplirá pues el fuereño es el ángel del amor.

Manuela es amante de Félix, con quien mantiene pasiones secretas y se burla de Ramiro. Los amantes planean apoderarse de gran parte de la fortun de Victoriano y marcharse lejos, donde nadie los pueda encontrar.

Danilo mantiene relaciones con Yara, una sirvienta, quien por entregarse a él rechaza el amor de Nayo, otro empleado que siempre ha estado enamorado de ella y al que esta considera poca cosa. 
Yara pronto descubre que está embarazada y pide al señorito que le corresponda y él la desprecia. Discuten y son escuchados por Félix, el cual se ofrece a Danilo para deshacerse del hijo que la criada espera, si él se lo pide. El muchacho no responde nada pero el capataz informa de esto a Manuela, quien acude a abofetear a Yara y a su tía, Silveria, a la que da dinero para que se deshaga del hijo que su sobrina espera antes de que ella se lo arranque de las entrañas con sus propias manos. Para salvar a Danilo del compromiso, le dice que lo ayudará enviándolo a la capital del país, donde permanecerá hasta que Yara se haya olvidado de él. Ramiro y Victoriano no comprenden la decisión de la mujer y su hijo pero no tienen más remedio que aceptarla y la partida del muchacho llena de dolor a la sirvienta, quien se refugia en Silveria, la cual le echa en cara el haber enredado al hijo de los patrones por su desmedida ambición. Aparece Nayo para decirle que él se hará cargo de su hijo y la muchacha solo lo insulta para recordarle que ella nunca echará a perder su vida al lado de un muerto de hambre.

Gamaliel insiste a Teresa para que le corresponda y ella le deja claro que no está ni estará interesada en él. La escuca cuando la mujer le cuenta al padre Canario que siente algo hacia el extraño al que ayudó y que teme a estarse enamorando de él. El celoso director de la primaria comienza a hacer imposible la vida de la mujer en su trabajo, al punto en que le hace saber que si no lo acepta como esposo se verá obligado a prescindir de sus servicios. Teresa lo reta a que lo haga para que entoces ella diga a las autoridades que la ha despedido porque no se ha prestado a sus acosos e invitaciones sucias. Gamaliel intenta besarla pero ella lo abofetea y le jura que si se vuelve a atrever lo lamentará.

Micaela Chirino, conocida por todos en el pueblo como La Cheraneca, es dueña del burdel y la amante de Victoriano, al que calienta la cama cada vez que este lo desea a cambio de mucho dinero y otros beneficios que le han dado poder pues el hombre es la máxima ley del pueblo, por encima de las autoridades. Sin embargo al conocer a Luis Ángel, en la iglesia, la mujer se enamora perdidamente de él, a primera vista, y jura a su gran amiga y compañera, la Zuliana, que ese hombre será suyo y por el que deje la vida galante.

Teresa y Luis Ángel entablan una amistad y la atracción entre ambos es inevitable. Se besan y ella recuerda la maldición que posee, por lo que lo rechaza y sufre en soledad. Habla con Margarita y esta la alienta para que se de una oportunidad. Acuden a Bocó, quien asegura que Luis Ángel es el angel del amor que terminará con su maldición, pero no todo será fácil.

Andrea no se se separa un solo momento de Elisa pero escucha cuando Carlos y Mariana hablan del amor que él siempre ha sentido por ella y de su rechazo por amar en silencio al marido de su hermana, Luis Ángel. La muchacha, furiosa, enfrenta a su tía y la echa de su casa pero Mariana llora ante Elisa y queda ante ella como víctima por lo que la enferma exige a su hija que no maltrate a la mujer, la cual será como su segunda madre cuando ella muera. Andrea jura a Mariana que jamás permitirá que se le acerque a su padre como mujer pues prefiere tener a otra como madrastra antes que a ella.

Manuela, quien siempre discute con Ramiro, da un paseo y descubre a Luis Ángel bañándose desnudo, erotizándose con su cuerpo, por lo que desde ese momento empieza a sentir una fuerte atracción hacia él, ingeniándoselas para tener momentos a solas con él, dispuesta a conquistarlo. Cuando Félix se da cuenta de esto, enfrenta a la mujer, quien solo se ríe de él, para luego amenazar de muerte al veterinario. Ambos se enfrentan a golpes y Ramiro intercede para apoyar al capataz. Aparece Victoriano y al escuchar a los tres reprende a Félix y a solas a su hijo, al que dice estar seguro de que odia a Luis Ángel por considerarlo mejor que él. Ramiro asegura que ese hombre no es rival para él en ningun aspecto y acude a buscar a Teresa, a la que intenta besar por la fuerza. Ella lo desprecia y entonces la ofende preguntándole si será la querida del exxtraño del pueblo pues sabe que se revuelca con él. Teresa lo abofetea y entonces Ramiro la jala de los cabellos y la lleva a una zona oscura, dispuesto a violarla, pero aparece Luis Ángel para molerlo a golpes y defender a la mujer, la cual huye con él y le cuenta que Ramiro y Victoriano han estado obsesionados con ella desde hace muchos años.

La Cheraneca intenta seducir a Luis Ángel, quien le deja claro que no está interesado en mujeres de su tipo. La mujer ríe y asegura que tarde o temprano caerá en sus redes y a solas llora amargamente por su desprecio, siendo consolada por la Zuliana. Ambas reciben a Gamaliel, quien las entera de que Teresa y Luis Ángel se han enamorado. La Cheraneca maldice a la mujer por la suerte que siempre ha tenido y jura que esta vez no será un novio el que se le muera, sino ella misma, la que abandone este mundo si se atreve a arrebatarle al hombre del que se ha apasionado.

Pastora se entera de que ha quedado en la ruina e insiste a Teresa para que acepte ser la amante de Victoriano pues es su única salida para no ser la burla del pueblo. La mujer, llena de luto, le asegura que jamás lo hará y se encuentra con Luis Ángel, con quien se besa y al que corresponde, iniciando ambos un romance.

Ramiro cuenta a Félix lo que estuvo a punto de hacer y los escucha Manuela, la cual saca esto a conversación durante la cena, maldiciendo a su marido por no olvidarse de la mujer. 
En privado, Victoriano abofetea a su hijo y le exige que se olvide de la mujer de negro pues es y será solamente para él, así le cueste la vida. Ramiro se ríe de su padre y le recuerda que ya es viejo y no tiene oportunidad. Lo insulta a tal grado que Victoriano le da un fuerte fuetazo y lo mira con una rivalidad amenazante.

AGOSTO 2016. Yara acude a Bocó para que le de un menjurge que le provoque un aborto. El brujo le aconseja que tome solo unas gotas pero aconsejada por Manuela la muchacha toma media botella y los dolores que padece son tan grandes que va a dar a la clinica, donde se le informa que ha perdido al hijo que espera y jamás podrá volver a ser madre. La muchacha revela a Silveria que Manuela intentó matarla. La sirvienta insinúa esto a Victoriano, quien enfrenta a su nuera, la cual niega todo pero entonces Silveria revela que su sobrina esperaba un hijo del señorito Danilo, quien en la capital conoce a Andrea y se enamora perdidamente de ella.

Luis Ángel tiene un fierte enfrentamiento con Félix, quien lo amenaza con un arma de fuego y descubre que tiene un romance con Teresa, por lo que de inmediato busca a Pastora para decirle que si Ramiro o Victoriano se enteran, lo pasarán mal. La mujer maltrata a su hija y le prohíbe que se enrede con el fuereño, al que todos creen un trabajador agrícola que perdió la razón, así como la imagen del santo patrono del pueblo, por lo que las mujeres mueren por él pero Teresa, cansada de las exigencias de su madre, le pone un alto recibiendo a cambio una fuerte cachetada. Sale de casa para buscar a Victoriano y exigirle que se olvide de ella y la deje tranquila pero el hombre se aprovecha de la situación para tomarla en sus brazos y besarla por la fuerza. Son sosprendidos por Ramiro, quien acusa de golfa a la mujer y enfrenta a su padre mientras que ella sale llorando y se encuentra con Luis Ángel, quien la acompaña a casa y la besa, tomándola en sus brazos.

Gamaliel entera a Victoriano del romance entre su trabajador y Teresa. El celoso hacendado acude a Pastora y esta le jura en nombre de Dios que entre su hija y el fuereño no hay nada más que una amistad. El hombre entonces pide a su empleado que se abstenga de tener amistad con la mujer pero Luis Ángel le hace saber que es libre de elegir a sus amigos... y a sus mujeres.

Los enfrentamientos entre Mariana y Andrea cada vez son mayores y cuando Mariana descubre que en caso de que faltaran los padres de la muchacha ella sería su tutora, llena de maldad lleva a cabo un siniestro plan: Matar a su propia hermana, Elisa, con el fin de hacer sufrir a su hija, inyectándole un mortal medicamento que le complica la salud por lo que la mujer muere en el hospital llenando de dolor a su hija, quien solo encuentra refugio en Carlos, quien por su parte le hace saber que su padre se encuentra desaparecido y deben temerse lo peor. Al escuchar esto Mariana sufre pues no concibe la vida sin Luis Ángel.

Ramiro intenta hacer el amor a Manuela pero esta lo desprecia por lo que el hombre acude a la cantina para emborracharse. Allí se cruza con Luis Ángel, al que asegura que Teresa es la amante de su padre pues él mismo los vio besándose. Se hacen de palabras y terminan a golpes para que luego el veterinario acuda a su amada, a la que exige que le diga que no es verdad lo que le han dicho. Ella revela que es verdad lo que Ramiro vio mas no le da tiempo de decir que Victoriano la besó a la fuerza pues el furioso Luis Ángel se marcha para llorar y emborracharse todavía más. De esto se aprovecha la Cheraneca para meterlo en su cama, mientras que el alcoholizado Ramiro sorprende a Yara bañándose y se mete en la regadera para hacerla suya por la fuerza, dejándole claro que desde ahora será suya cada vez que quiera. Esto lo descubre Nayo, quien intenta consolar a la chica y ante los desprecios de esta le asegura que no le rogará toda la vida.

Teresa intenta hablar con Luis Ángel pero él la rechaza. Son vistos por Victoriano, el cual se da cuenta de que la mujer de la que está obsesionado se interesa por su trabajador. Jura a Félix que no permitirá que ningun criado le arrebate el amor de la mujer que ama. Busca a Pastora y le ofrece una fuerte suma de dinero a cambio de que en poco tiempo le haga una cita con su hija. La mujer lo prepara todo y al cabo de un mes hace que el hombre entre a su casa en medio de la noche para violar a Teresa pero cuando este entra al cuarto de la mujer descubre que no está. Y es que Teresa ha ido a buscar a Luis Ángel, al que dice que no es amante del hombre y que éste la besó por la fuerza y la ha acosado desde que es una adolescente. Los enamorados se besan y en medio de la reconciliación hacen el amor. Son vistos por la Cheraneca, quien llena de rabia los felicita y le hace saber a Teresa que ella también es mujer de ese hombre. Esto causa un nuevo conflicto entre los enamorados y Teresa se desahoga con Margarita, quien le pide que mire las cosas fríamente y se de cuenta de que casi todas las mujeres del lugar están enamoradas de Luis Ángel por su gran parecido a San Juan Rey, por lo que la zuripanta del pueblo bien pudo seducirlo pero eso no quiere decir nada. Los enamorados se reconcilian y Teresa pide a Luis Ángel que no diga a nadie de su relación, pues teme a que algo le pase. Luego es hostigada por Gamaliel, el cual la besa por la fuerza y le mete la mano entre la falda. Ella lo abofetea y le pega en la cabeza con una piedra para luego escapar mientras alguien, que ha presenciado todo, se acerca al director y lo asesina cuando este le reconoce, golpeándolo en la cabeza, con la misma piedra

Andrea, quien ha comenzado un noviazgo con Danilo, padece las imposiciones de Mariana, quien se ha puesto como objetivo hacer miserable la vida de su sobrina, la cual siempre es defendida por Carlos, al cual llega la noticia de que se ha descubierto que la pick up de Luis Ángel estalló y quizás él haya perdido la vida pues nunca se reportaron restos. Carlos entonces viaja al lugar y al caer una fuerte tormenta pregunta por el pueblo más cercano y llega a San Juan Rey, donde se impresiona al ver frente a frente a su amigo, quien no lo reconoce y se aterra al saber que es casado y también viudo, y que tiene una hija adolescente. Luis Ángel intenta recordar pero no puede y al estar confundido pide a Carlos que no lo moleste más, sin embargo al verse con Teresa y besarla, ve en ella la imagen de Elisa, por lo que se aterra, mientras que Carlos habla con Victorino y le revela quién es en realidad su trabajador. El hombre se siente feliz pues sabe que ahora no hay nada que pueda hacer que Teresa ame al fuereño. Acude a ella y le hace saber todo de lo que se ha enterado, rompiéndole el corazón. Aparece Luis Ángel, al que ella pide que le diga si todo es verdad y este le dice no saberlo pues no recuerda nada. Confundida, Teresa llora y camina en medio de la calle y en la iglesia se topa con la Cheraneca, quien la insulta y es descubierta por Victoriano, quien al saber que esta se acostó con Luis Ángel la pone en su lugar y al estar a solas con ella la abofetea y le exige que deje en paz a Teresa o se arrepentirá par aluego decirle que su gran amor, Luis Ángel, es un hombre casado y tiene una familia en la capital del país. La zuripanta acude a Bocó para consultar el oráculo y este le dice que es verdad pero que la esposa del hombre yace en el mundo de los muertos.

Silveria descubre que Yara es amante de Ramiro y la abofetea para luego exigirle que se vaya del pueblo pero la muchacha se niega y asegura que no le importa cómo pero conseguirá convertirse en una señora para dejar se ser una criada.

El pueblo se horroriza por la muerte de Gamaliel Serratos y Teresa cree que ella lo ha matado por lo que se entrega a las autoridades, confesando lo que sucedió y que lo hizo en defensa propia. Comienza una investigación pues la mujer insiste en que ella solo le dio un golpe y huyó de sus garras pero se sabe que el director fue golpeado en múltiples ocasiones. A Teresa acude Victoriano, quien le dice que si en ese momento acepta casarse con él hará que retiren todos los cargos en su contra y no sea condenada a años en prisión. Ella al fin lo enfrenta y le hace saber que por él solo puede sentir repulsión y que está dispuesta a pagar el precio de despreciarlo pues prefiere mil veces terminar su vida en la cárcel que con él. El ofedido hacendado llora en soledad y la maldice por su desprecio, deseando que se pudra en la cárcel, y frente a la mujer exige a Pastora que le regrese todo el dinero que le ha dado a cambio de acostarse con su hija, descubriendo así Teresa que su madre la vendió, por lo que la desprecia desde ese momento y solo encuentra consuelo en Luis Ángel, quien le promete que la ayudará e insiste en rechazar a Carlos, el cual le pide que regrese con él y se reúna con su hija, Andrea, quien a su vez escucha hablar a Danilo sobre el accidentado de su pueblo que no recuerda quién es pero si que se llama Luis Ángel y ser veterinario. Lo describe y la muchacha sabe que se trata de su padre por lo que decide irlo a buscar y no regresa a casa, alarmando a Mariana, quien teme a que algo le haya pasado o haya descubierto lo que le hizo a Elisa. Reza y maldice a la vez, asustándose cuando el fantasma de Elisa se le aparece para reclamarle lo que ha hecho, trastornándola.

La Cheraneca quiere sacar ventaja de las circunstancias e intenta seducir a Luis Ángel, el cual le exige que no se le acerque y revela que se casará con Teresa. La golfa se ríe de él y le asegura que eso no sucederá nunca pues esa mujer está maldita y todos los que se comprometen con ella mueren una noche antes de la boda.

Teresa sufre irremediablemente y recuerda que cuando Gamaliel la tocaba vio la sombra de alguien a lo lejos, por lo que no estaban solos. Se lo hace saber a Margarita, quien pide a Abraham que ayuden a la mujer y revela a las autoridades los abusos del difunto, quejándose otras maestras y hasta alumnas de los acosos del hombre, por lo que se comienza a creer que pudo haber sido cualqueira.

Victoriano presiona a Pastora para que le regrese el dinero que le dio. La mujer no sabe qué hacer y maldice a Teresa por haberle causado tal preocupación en vez de sacrificarse para que ambas tuvieran una vida digna. Invita a cenar a Clarivel e intenta envenenarlo con chicolates pero este no cae en la trampa y casi la estrangula cuando ésta le dice que no tiene dinero para darle. La arroja al suelo y le jura que si no le regresa lo que es suyo dirá todo lo que sabe sobre ella su vida será mucho más miserable que toda la pobreza del mundo pues ambos han sido cómplices desde hace mucho tiempo. Le pregunta si intentó envenenarlo para matarlo como a todos los prometidos de su hija y la mujer, atormentada, lo corre de su casa y se encierra a rezar, pidiendo perdón a Dios por sus actos pues este ser divino sabe que todo lo hizo por el bien de su hija. Acude a la iglesia y en secreto de confesión revela al padre Canario que, en complicidad con Victoriano, ella asesinó a los prometidos de su hija.

Luis Ángel vuelve a ver en su mente el rostro de Elisa y busca a Carlos para decirle que recuerda algo y también pedirle que ayude a Teresa a salir de prisión. Las cosas empeoran para el hombre cuando Victoriano lo despide y le da una fecha limite para que se marche del pueblo o de lo contrario morirá. Ambos se enfrentan y son sorprendidos por Danilo y Andrea, la cual reconoce a su padre y lo abraza sin que este sepa quien es. 
Aparece Carlos y le dice que esa muchacha es su hija, enterándose así la chica de lo que padece su padre, al que dice que Elisa murió. Ante todo esto Luis Ángel sufre un colapso y va a dar al hospital, donde al paso de unos días despierta reconociendo a los suyos pero no al resto de la gente, por lo que decide que es tiempo de volver a casa. Carlos le recuerda a Teresa y lo lleva ante ella y la mujer sufre al saber que ahora Luis Ángel no la reconoce. Este le pide perdón y se marcha al lado de su familia, emocionando a Mariana con su presencia, sin sospechar que las muejres de San Juan Rey lloran su partida, pricnipalmente Teresa y la Cheraneca, quien rechaza las caricias de Victoriano, al que asegura que todo por servir se acaba y ella no será más su mujer. Él amenaza con cerrarle el tugurio y la mujer asegura que sin su San Juan ya nada le importa. Pronto despierta en medio de un incendio y ve como su local de vicio se derrumba entre las llamas. Maldice a Victoriano y se refugia en la Zuliana, quien le dice que es tiempo de que se marchen del pueblo y comiencen de nuevo en otro lado.

Manuela descubre a Ramiro revolándose con Yara en las caballerizas. Más tarde lo enfrenta e insulta por lo que el hombre la golpea. Ella lo amenaza con un arma de fuego que termina disparando sin herirlo. Llora, desesperada, pues es infeliz. Se desahoga encamándose con Félix, al que ordena que mate a su marido para que al fin pueda librarse de él. Félix, seguro de que la mujer será para él, lo hace y tiende una trampa a Ramiro, mal ensillando su caballo por lo que cuando este cabalga y su caballo se asusta con una serpiente y se desboca, sufren un accidente en que el hombre pierde la vida al golpearse fuertemente en la cabeza contra una roca. A la misa de cuerpo presente se presenta Pastora para preguntar a Victoriano que se siente que la vida le arranque a alguien. El hombre la corre y entonces la mujer le dice que la vida todo se cobra y le ha arrancado la vida a su hijo de la misma forma en que él se la arrancó al profesor Gamaliel. Esto altera a todos los presentes, a los que la mujer asegura que su hija Teresa no padece ninguna maldición como bien dijo el brujo Bocó, pues fue Victoriano Dorantes el que planeó las muertes de Rigoberto Méndez y Arnoldo Zúñiga y ella las ejecutó, temerosa a que este atentara contra su vida, como hace poco lo hizo exigiéndole el dinero que le pagó para que le entregara a su hija y pudiera intentar violarla por tercera vez. Furioso, Victoriano saca su arma de fuego y apunta a la mujer sinescuchar al padre Canario que le suplica que no cometa una locura. Pastora asegura al hombre que su hora ha llegado y grita delante de todos que el respetable hombre al que todos admiran y temen no es más que un asesino y criminal que debería estar en la cárcel. Luego de esto la mujer acude a entregarse a las autoridades por lo que Teresa queda libre mas no de sufrimiento pues se horroriza cuando su madre le cuenta todo lo que hizo.

Victoriano es aprehendido en su casa a pesar de que se resiste y jura ser inocente de lo que se le acusa mas la Cheraneca ha confesado que ella lo escuchó decir que mataría al profesor para quitárselo de encima a Teresa Rosales. Junto con la confesión de Pastora, al hombre se le suman muchos crimenes por lo que es sentenciado a cadena perpetua. Sufre y llora pues todo lo hizo por Teresa, quien lo visita para reprocharle el haber impedido su felicidad tantas veces. Él asegura que lo volvería a hacer pues siempre ha estado perdidamente enamorado de ella, a tal punto que incluso sacrificó la felicidad de su hijo, tendiéndole una trampa para que se casara con Manuela y se olvidara de ella. Teresa lo aborrece y desprecia y le asegura que esa será la última vez que se vean. Al salir se cruza con la Cheraneca, quien la mira con desprecio para luego acudir a Victoriano, quien le jura que se encargará de hacerle pagar el haberlo hundido sabiendo que él es inocente. La mujer le dice saber que él incendió su congal en venganza por haberlo rechazado, por lo que ella simplemente se cobró ojo por ojo y ahora él tiene que pagar por un crimen que no cometió y que estaba destinado a ser achacado a Teresa. Se marcha y toma un autobús que la llevará muy lejos, junto con la Zuliana. En el camino recuerda cómo vio a Gamaliel intentando abusar de Teresa y como aprovechó que esta lo había golpeado para entonces acabar con la vida del hombre y así inculparla. Ríe, pues finalmente hay alguien pagando por esa muerte y ese alguien se lo merece por lo que le hizo al destruir lo único que tenía. Abraza a la Zuliana, a quien se niega a revelar qué piensa y solo dice que hay cosas que se van con uno a la tumba.

Teresa no deja de pensar en Luis Ángel y sufre por su ausencia mientras que este padece el acoso de Mariana, quien insiste en enamorarlo y una noche se le mete a la cama para hacer el amor. Al besarla, el hombre recuerda a Teresa y por ello desprecia a su cuñada. Luego hace saber a Andrea que en el pueblo conoció a una mujer que lo ayudó y se enamoró de ella. Andrea, segura de que esto será un duro golpe para Mariana, tras hablar con Danilo sobre Teresa Rosales y saber que es una buena mujer,aconseja a su padre que acuda a buscarla.

Manuela cree que ahora es dueña de toda la fortuna Dorantes y comienza por correr a Yara y Silveria de su casa pues no las quiere más cerca suyo. Estas encuentran trabajo con Margarita y Abraham mientras que Manuela desprecia las caricias de Félix, quien le recuerda todo lo que ha hecho por ella. La mujer le hace saber que solo la utilizó y por eso el hombre la estrangula para luego huir de la justicia pues Nayo lo ha visto y lo ha denunciado de inmediato. Félix se enfrenta a la policía en un tiroteo y accidentalmente cae en un nido de serpientes que con mordidas de letal veneno acaban con su vida. En cuanto llega a la hacienda, Danilo se sorprende al saber que se ha quedado solo en el mundo y entierra a su madre para luego visitar a Victoriano en la cárcel y decirle que Luis Ángel ha regresado para buscar a Teresa. 

El celoso Victoriano pide a Danilo que impida el amor  de Teresa y Luis Ángel y para ello se encargue de desaparecer al veterinario, mientras que le entrega un documento en el que le cede todas sus propiedades para que maneje la hacienda mientras él se las ingenia para escapar de la cárcel y huir al extranjero pero Danilo se niega a llevar a cabo sus planes y se despide para siempre pues está dispuesto a empezar de cero en la capital del país. Victoriano le pide que no sea tonto y maneje la hacinda pues despues de todo ya es suya y es el único medio que tiene para hacerse de un patrimonio propio y sobrevivir.

Pastora recibe en la cárcel al padre Canario, ante el cual llora, arrepentida por sus errores y haber hecho de la vida de su hija un infierno.

Luis Ángel sorprende a Teresa en el manantial y le dice que lo ha recordado todo y no puede deajr de pensar en ella. Se besan y la mujer conoce a Andrea, con la que simpatiza. Los tres, junto con Danilo, pasan tiempo juntos y la mujer de negro pide al muchacho que sean amigos como una vez lo fueron ella y Ramiro. Este acepta y al paso de unas semanas ella decide dejar el luto para volver a ser la mujer alegre que una vez fue. Se le ofrece la dirección de la escuela y la acepta, así como Luis Ángel acepta ser socio de Danilo y comprar la mitad de la hacienda y sus tierras para tener la vida que soñaba, lejos de la ciudad. Cuando Victoriano se entera de esto maldice al hombre y a su nieto, al que cree un estúpido.

Mariana se horroriza cando Carlos le hace saber que Luis Ángel está enamorado de otra mujer y que Andrea la ha aceptado, por lo que se casarán. Al conocer a Teresa, la mujer finge estar encantada con ella y ser su amiga mientras transcurren unos meses, e incluso la ayuda a elegir su vestido de novia, en la capital, donde la mujer pasa un largo tiempo alejada del pasado y del luto. Luego viajan a San Juan Rey para el enlace matrimonial entre Luis Ángel y Teresa, a quien, mientras peina, Mariana revela que todas las mujeres que se han acercado al hombre han muerto de manera extraña, incluso Elisa, quien murió como pago por haberse casado con él. Teresa se asusta al descubrir que Mariana asesinó a su propia hermana y más cuando esta la amenaza con unas tijeras, para enterrárselas, dispuesta a matarla para que no le arrebate al mor de su vida. Forcejean y Teresa logra escapar hasta la iglesia, donde le cuenta a Luis Ángel lo que Mariana le ha revelado. La enloquecida solterona aparece con las tijeras dispuesta a matar a la prometida del hombre al que ama y cuando está a punto de hacerlo Luis Ángel se interpone y las filosas hojas le traspasan el corazón, arrancándole así la vida. El hombre se desangra sobre el vestido de novia de Teresa, quien llora amargamente y reprocha a Dios el no dejarla ser feliz, mientras que la perturbada Mariana sube a la cúpula de la iglesia y desde allí se arroja al vacío, horrorizando aún más a la gente.

Años despues: Pastora ha muerto y Teresa la ha enterrado. Camina por el cementerio vestida de negro de pies a cabeza, cubriendo su rostro con un velo del mismo color. No habla con nadie, los niños le temen, dicen que es un espectro, que atrae a la muerte, y las mujeres le temen pues aseguran que es un fantasma que vive entre los vivos y los muertos para robarse las almas de los hombres pues busca desesperadamente un marido. Se ha vuelto un mito, una leyenda, es la sombra de la muerte, la dama del cementerio... es la mujer de negro.

FIN








© LA MUJER DE NEGRO DR. 2016
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como el uso de su contenido con fines de lucro.
(R) & (P) 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario